Albóndigas de Merluza en curry verde sin gluten

90 minutos

Dificultad media

30 albóndigas apróx. (4-6 personas)

¡Tenemos nueva receta! Hace ya un tiempo que no subíamos ninguna, y como en esta época hemos estado entre fogones, os traemos unas albóndigas de merluza en salsa de curry verde que hicimos para Nochebuena.

¿Albóndigas en curry verde? Sí, cada vez que íbamos a Taberna la Concha en Madrid, pedíamos las albóndigas caseras de pescado y marisco en curry verde. Nos encantaban, y con el toque del curry picante, mmmm. Acompañadas con un vermut, claro está.

Ahora que ya no estamos por allí, y teniendo una pasta de curry verde sin gluten de un pedido que hicimos hace un tiempo a Delicatessin, nos pusimos manos a la obra para intentar acercarnos a esas albóndigas, y no han quedado nada mal. Os dejamos con la receta 🙂

Sin reseñas

Ingredientes

Raciones obtenidas
800g merluza limpia y sin espinas
1 huevo
1 diente de ajo
1 chalota picada
1 cucharada de jengibre rallado
2 cucharadas de salsa de soja
Cilantro picado
Pimienta
100 g miga de pan
200 ml leche
Harina
Aceite de oliva virgen extra
Para la salsa de curry verde
3 cucharaditas pasta de curry verde
½ lata leche de coco para cocinar
600 ml caldo de verduras
1 diente de ajo rallado
Cilantro fresco
2 limas

Indicaciones

1.

Nos ponemos con la masa de las albóndigas

Primero nos ponemos con la masa de las albóndigas, que tendremos que dejar refrigerado un tiempo para que cojan más consistencia. En primer lugar, desmigamos la merluza, ya limpia y sin espinas. Nosotros nos decantamos por merluza congelada (procurando que no suelten casi nada de agua), pero se puede usar merluza fresca, y más ricas estarán 🙂 Remojamos la miga de pan sin gluten en leche, y dejamos que se empape bien el pan. Nosotros usamos el pan clásico de Mercadona, quitándole la corteza. Añadimos a un bol grande la merluza desmigada, junto con el diente de ajo picado y la chalota, la pimienta recién molida, un huevo, cilantro fresco, la salsa de soja, el jengibre rallado y la miga de pan remojada en leche sin escurrir. Mezclamos todo muy bien hasta integrar todos los ingredientes, y que nos quede una masa homogénea y con algo de consistencia.
Marcar como completado
2.

Formamos bolas

Ahora formamos bolas del tamaño de una pelota de golf, las vamos pasando por harina sin gluten (nosotros usamos harina de arroz), las dejamos sobre un plato o bandeja y las refrigeramos durante una hora aproximadamente. Hay que bolear las albóndigas con mucho cuidado, ya que son muy blanditas.
Marcar como completado
3.

Preparamos la salsa de curry verde

Para ello, en una cacerola ancha, añadimos unas 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, y sofreímos la pasta de curry verde durante un par de minutos, para que se cocina y comience a desprender su aroma. Le añadimos media lata de leche de coco para cocinar (cuidado con la leche de coco, que normalmente se solidifica, por lo hay que colocar la lata durante unos minutos en agua caliente, para que tengamos la leche bien diluida), y cocinamos durante unos 5 minutos. Le añadimos el caldo de verduras y dejamos cocer 10 minutos más. Una vez que lo tengamos listo lo apartamos.
Marcar como completado
4.

Freímos las albóndigas

Calentamos aceite en una sartén para freír ligeramente nuestras albóndigas de merluza. El aceite debe estar bien caliente y luego bajarlo cuando comenzamos a echar las albóndigas. Es conveniente hacer tandas de unas 6-7 albóndigas, para no bajar demasiado la temperatura del aceite. Una vez que hayan cogido algo de color y estén un pelín crujientes, las colocamos sobre papel absorbente para retirar el exceso de aceite.
Marcar como completado
5.

¡Casi las tenemos!

Cuando tengamos todas fritas, las colocamos en la salsa de curry verde, y cocinamos todo el conjunto durante 15 minutos a fuego medio. La salsa empezará a consumirse y a espesar un poco. Y ya casi las tenemos. Solo nos queda servirlas, y rallar por encima una lima, un diente de ajo y espolvorear con cilantro fresco picado 🙂 A ver qué os parecen nuestras albóndigas de merluza en curry verde sin gluten. Os animamos a hacerlas. Quedan muy ricas, y blanditas. Las podéis acompañar de arroz salvaje, como en Taberna la Concha, que le va muy bien, o con puré de patatas, o simplemente solas, de todas las formas estarán buenísimas. ¡Qué aproveche!
Marcar como completado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *